El 22 y 24 de junio de 2018, la Bay of Plenty en Nueva Zelanda se unió a la ‘carrera espacial’, desde la ciudad de Tauranga se lanzaron tres globos de clima, los cuales ascendieron hasta el borde del espacio para reunir datos científicos críticos sobre los rayos cósmicos que afectan a la Tierra.

Tres globos de helio suborbitales se desplegaron en la estratosfera a 35 km de la tierra, permitiendo explorar el entorno cercano al espacio y recopilar datos científicos para compararlos con otros vuelos ya realizados en el mundo. Los globos llevaban equipamiento para desarrollar tres tipos de investigación; Monitoreo de rayos cósmicos en la atmósfera, pruebas de estrés en microbios y desarrollo de un sensor de radiación biológica.

Después de los lanzamientos en Ohaupo y Kawhia, los globos espaciales llenos de helio ascendieron a la estratosfera y recopilaron datos antes de estallar y descender por intermedio de paracaídas. La expedición completa fue grabada por cámaras de video a bordo y dispositivos de rastreo GPS, lo cual permitió a los equipos de recuperación localizar el equipamiento y recopilar datos después de que aterrizaron de nuevo en la Tierra, en la región de la Bahía de Plenty, en el oeste de Nueva Zelanda.

El triple lanzamiento de globos tuvo lugar los días 22 y 24 de junio de 2018, desde los sitios de lanzamiento en Waikato y King Country.

Lanzamiento 1 y 2: viernes 22 de junio.

Lanzamiento 3: domingo 24 de junio.

 El vuelo número uno fue recuperado de los humedales en el sector de Kaituna. El vuelo número dos, desafortunadamente, aterrizó en la playa de Pukehina y se perdió en el mar. El vuelo número 3 aterrizó y fue recuperado de un arbusto en un desfiladero entre Galatea y Ruatoki. Los equipos de búsqueda y rescate, EOL y algunos estudiantes locales hicieron un trabajo increíble recuperando dos de las tres equipos de medición que llevaban los globos.

Seguimiento del globo

La imagen de abajo muestra la altitud alcanzada por el tercer globo, así como la sección donde las limitaciones debido a restricciones militares impiden que el GPS funcione a altitudes superiores a 22000 metros. La señal GPS se recuperó al reingresar a unos 18000 metros.

La trayectoria completa fue monitoreada desde el suelo por el equipo de Sensum que patrocinó el lanzamiento y proporcionó un rastreador GPS Sigfox que permitió que el globo informará su posición y otros parámetros relacionados cada dos minutos. El lanzamiento, el ascenso y el reingreso fueron monitoreados en tiempo real por la plataforma Sensum IoT usando un transmisor Sigfox. La imagen de abajo muestra la trayectoria terrestre (en amarillo) realizada por el globo, así como la sección donde la restricción del GPS impidió un seguimiento preciso de la ubicación del globo.

Rompiendo un récord de transmisión

El rastreador de GPS desarrollado por el equipo de Sensum IoT utiliza la última tecnología en el sistema de navegación global por satélite (GNSS) para rastrear la ubicación, la velocidad y la dirección del dispositivo. De manera similar, el transmisor utiliza una red de área amplia de baja potencia (LPWAN) recientemente implementada para enviar pequeñas ráfagas de información a distancias muy largas con un uso mínimo de potencia. De hecho, el dispositivo fue recibido por una antena Sigfox a unos 600 km de distancia en Mount Grey en Canterbury, siendo la transmisión de LPWAN más larga en el hemisferio sur. Esta tecnología permite al equipo de Sensum IoT desarrollar sensores que ahora pueden transmitir datos durante años con solo un par de baterías AA estándar.

Estos vuelos en globo forman parte de un proyecto internacional, en el cual los datos se recopilan y combinan para ofrecer una imagen global de lo que está sucediendo actualmente en nuestra estratosfera, y cómo el aumento de la radiación cósmica puede afectar nuestras vidas ahora y en el futuro. ¿Cómo nos afecta? Los rayos cósmicos penetran en las líneas aéreas comerciales, dosificando a los pasajeros y a las tripulaciones de vuelo, de manera tal que los pilotos están clasificados como trabajadores de radiación ocupacional. Algunas investigaciones indican que los rayos cósmicos pueden crear nubes y provocar rayos, lo cual podría alterar nuestro clima.

Los globos se lanzaron como parte de una iniciativa global de Spaceweather.com y Earth to Sky Calculus, lo cual involucró a varios estudiantes de Toi Ohomai, Otumoetai College y Mount Maunganui College.

 

CLOSE

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.